¿El barrio más cool del mundo? Nørrebro en Copenhague

Por Tatiana Ramírez Quilodrán

Anfitriona MI en Copenhague, Dinamarca

IG @tati.ramirez.quilodran

Hacia fines del año pasado la revista británica de viajes Time Out, publicó su lista anual con los 49 barrios ‘más cool’ del mundo. El 2020 Nørrebro apareció en un notable puesto 28, siendo el único representante escandinavo, lo que en sí ya enorgullece a sus vecinos y a la ciudad entera y hoy, como anfitriona de Mujeres Internacionales en Copenhague, les voy a mostrar este barrio.

Ubicado al noroeste del centro de Copenhague, Nørrebro es uno de los 10 distritos oficiales de la capital danesa, y allí se ubicaba antiguamente la puerta norte de la ciudad, desmantelada en 1856. ¿Cómo subió este barrio 27 lugares en 1 año? Según la publicación británica, “no importa cómo definas ‘cool’, Nørrebro lo tiene. No por nada este año este barrio ha superado conocidas zonas de Barcelona, ​​Londres, Nueva York, Seúl, París, Berlín, Hong Kong y de todas las demás ciudades del mundo.

Este distrito cosmopolita y  diverso en el lado norte de los lagos de Copenhague es una combinación inclusiva, versátil y deslumbrante de monumentos históricos, arquitectura de vanguardia, tiendas, cafés, restaurantes, escuelas, parques de skate y áreas verdes y todo lo que necesita un barrio. Incluso en los últimos y difíciles años, se han sumado nuevas panaderías, restaurantes y bares principalmente centrados en una carta para elegir con productos elaborados con ingredientes locales y de temporada.

La revista internacional británica enfatiza, entre otros aspectos, la diversidad de Nørrebro, y en ello coincide Liz Sohn, una joven universitaria de 20 años que vive hace algo más de año y medio en el distrito. “Yo diría que Nørrebro es muy entretenido, variado, internacional y local y te permite vivir la experiencia de muchas culturas que interactúan y se aceptan. En Nørrebro, no importa de dónde vienes o qué comes, porque sí o sí va a ver un espacio para ti. Y no solo eso, pero en Dinamarca se sabe, que en Nørrebro vamos a pelear, para que se mantenga esa variedad y todos los que abran su mente y corazón para aceptar otras culturas tengan aquí un espacio. Éste es un lugar donde invitamos a todos, con la sola condición de que acepten a los que ya están y también a los que van a venir”, explica entusiasmada la joven.

Y la diversidad aquí no es solo cultural y de nacionalidades, sino que eso mismo permite una rica escena gastronómica, en una ciudad que ya se ha hecho un nombre como “ciudad gourmet”. Además de destilerías artesanales y buenas alternativas de comida tradicional danesa, se dice que en Nørrebro se encuentran los mejores falafel y shawarma de Copenhague, y los mejores restaurantes africanos. Se destacan, los restaurantes “Sasaa” (comida africana) y “Ahaa” (comida árabe) en la calle Blågårdsgade, mientras en la calle Nørrebrogade es un imperdible el “Dürüm Symfoni” (típico de la comida turca) cuando el hambre se siente. Y si lo que el antojo llama a los mejores sandwich de pollo o de tofu en la calle Møllegade el restaurante “Poulette” es una apuesta segurísima así como el bar de vinos “Pompette” que es su vecino. El Bar Vivant y el restaurante Selfish (comida japonesa) en la calle Elmegade, son otras alternativas reconocidas por su calidad y,  como si eso no fuera suficiente, no hay que olvidar Silberbauers Bistro (un bistro francés con el corazón de la Provence francesa), el bar “The Barking Dog” (con un aire londinense y una muy buena carta de cocktails) y la panadería que este año se ha ganado ya el corazón de muchos, “Rondo”, y cuyo nombre se pasa de boca en boca recomendando sus ya famosos croissants. ¿Es posible soñar en más diversidad en un solo barrio de algo más de 4 km2?

Liz también destaca esta riqueza culinaria, y lo mejor a un precio bastante razonable en una ciudad conocida por ser una de las más caras de Europa y también a nivel mundial. “Aquí la comida es rica, variada y barata. En los bares los cocktails cuestan aprox. un 50% del precio que debes pagar en el centro y, si ya has vivido un tiempo y te conocen en el barrio, si vas a comprar algo al kiosco o al bazar te van a dejar pagar otro día, si de pronto te das cuenta que no llevas dinero contigo; esa vida de barrio no es frecuente en otras zonas de Copenhague”, destaca. También son muy populares las tiendas de segunda mano y que incluyen desde artículos de decoración, hasta ropa e increíbles antigüedades. “Además en tiendas de segunda mano o tradicionales de lo que sean hay mucha interacción con las personas cara a cara. Y eso significa mucho, porque en una ciudad donde todo es “big brand” y tú siempre tienes que estar con los “store policies” aquí hay espacio para que todo sea más persona a persona, hay más comunidad” – dice la joven universitaria, y continúa entusiasmada- “En la calle Mimersgade, por ejemplo, hay una tienda pequeñita de ropa que es de la actriz Elinor Infred, y que ella abrió con sus ganancias de una película en 1964. Hoy ella tiene 89 años y todavía está en su tienda; allí todo cuesta 50 coronas (poco más de 6 mil pesos chilenos) y ella siempre quiere ayudar a los que van a su tienda y además cuenta historias sobre cómo ha sido Nørrebro en los más de 50 años en que ella ha estado ahí. Es muy “hyggelig”, como se dice acá”.

Además de las caminatas por los lagos, otro de los centros de interés turístico de este barrio es el histórico cementerio “Assistens Kirkegård” (1760), donde descansan en paz algunos de los grandes nombre daneses como el escritor Hans Christian Andersen, el filósofo Søren Kierkegaard y el físico Niels Bohr. Este cementerio es un importante pulmón verde de la zona y durante los meses de primavera y verano, con frecuencia se ve a familias paseando como si fuera uno más de los parques del sector.

 

Desde otro punto de vista, la revista Time Out destacó igualmente el comportamiento de los residentes del distrito durante y después de la crisis sanitaria que ha sido el virus Corona. El énfasis destaca la unidad, diversidad y el apoyo que ha brindado a los pequeños locales y emprendedores en una situación tan complicada como ha sido la pandemia, y han mostrado un fuerte espíritu comunitario, resiliencia y una conciencia sostenible que les enorgullece y les mantiene unidos.

En el pasado la zona ha sido también escenario de disturbios y enfrentamientos violentos principalmente por temas políticos a nivel local, nacional e internacional. Sin embargo, han sido los propios vecinos quienes han luchado para preservar su unidad y diversidad ante los provocadores y se ha generado un diálogo fructífero con la policía en beneficio del alma del distrito. Aquí se siguen desarrollando las protestas y manifestaciones políticas más notables del país, porque manifestar las ideas y ser partícipes del diálogo social es ser responsable y un elemento básico de la democracia, pero sobre la base de la mantención de la amplia diversidad del distrito y respaldada por una dosis generosa y extraordinaria de espíritu comunitario.

La lista de la revista Time Out se elabora sobre la base de un cuestionario internacional para encontrar los barrios y zonas que mejor representan a la ciudad. En su elaboración colabora el panel de la publicación conformado por 27.000 personas de todo el mundo, y los editores y colaboradores locales de la revista. Ellos son quienes verifican que las zonas elegidas cumplan con una serie definida de criterios, como la buena comida, el arte, la cultura, el ambiente y la personalidad única del lugar.